LOS AGRONOMOS PREMIAN LA ACCIÓN Y EL COMPROMISO

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante celebra hoy la VII edición de los Premios de la Fundación para la Promoción de la Ingeniería Agronómica, cuyo objetivo es de reconocer, fomentar y potenciar la labor desarrollada por Ingenieros Agrónomos, empresas, instituciones y organizaciones en pro de la seguridad alimentaria, el medio ambiente y/o el medio rural.        

Los premiados de esta edición la Cooperativa Rural Sant Vicent Ferrer de Benaguasil, el experto en riego Fernando Verdú y el trasvase Tajo-Segura.

La entrega de Premios tendrán lugar en el Salón Mare Nostrum del Hotel SH Valencia Palace.

Un Cooperativa contra el abandono

La Cooperativa Rural Sant Vicent Ferrer recibe el Premio Innovación por su proyecto de innovación en la gestión y modernización de la producción desarrollado conjuntamente con la UPV y la Fundación Cajamar Comunitat Valenciana y que se puso en marcha en 2016. El objetivo del proyecto es impulsar nuevo modelo de gestión en común de las parcelas de los socios de la cooperativa. La finalidad es hacer frente a la elevada tasa de abandono de tierras, poniendo freno también a los problemas derivados de la falta de relevo generacional. Este modelo de gestión ha facilitado la optimización de los costes de producción aportando seguridad en las inversiones y un escenario óptimo para ajustar la producción a las demandas del mercado, lo que se traduce en una mayor rentabilidad de la explotación.

Solo en su primer año de aplicación, la iniciativa permitió la incorporación de más de 74 hectáreas a la superficie productiva controlada por la cooperativa, tanto por cesión como reconversión directa por parte de sus propietarios.

Rural San Vicente Ferrer cuenta con más de 500 socios y una cifra de empleados que supera las 350 personas en los puntos álgidos de campaña. Su facturación supera los 17 millones de euros. Alrededor del 70% de esta cantidad corresponde a la producción comercializada en el extranjero, siendo con ello una de las 10 mayores cooperativas de la Comunitat Valenciana en cifra de negocio exportado.

El ahorro como motor de riego

Fernando Verdú (Xixona, 1950), es un ingeniero agrónomo cuyo trabajo en el campo de la tecnología de riego localizado ha permitido ahorrar millones de litros de agua. Se le reconoce su contribución a la disrupción tecnológica que implicó tratar el riego no como un aporte de agua, sino como parte del sistema compuesto por el suelo, los nutrientes y la respuesta fisiológica del cultivo. Actualmente dirige Hermisan, una empresa puntera en el desarrollo de proyectos de riego eficiente que trabaja para firmas agrícolas europeas, latinoamericanas, africanas, del Lejano Oriente y de Oceanía.

El premiado, cuya brillante trayectoria universitaria ya anunciaba sus cualidades, comenzó en el importante centro de investigación Aula Dei, de Zaragoza, del que salió, con escasos 26 años, para asumir puestos técnicos y directivos de importantes empresas de producción agraria que le permitieron empezar a experimentar y desarrollar sus primeras soluciones de riego localizado, entonces conocido como ‘riego por goteo’. A los 30 años creó su primera empresa, Agroser, un semillero de planta hortícola. Su diligencia, iniciativa técnica y capacidad innovadora pusieron a su empresa en el foco de atención de todo el sector en el sureste español, lo que pronto se tradujo en la propuesta de absorción por parte del importante grupo empresarial Hermisan, que lo colocó como director general. En la actualidad dirige un equipo de 60 personas, diez de ellas ingenieros.

Un trasvase garante de calidad

El COIAL reconoce con el premio Iniciativa y Desarrollo al Acueducto Tajo-Segura y recibirá el premio el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (SCRATS), por ser la entidad de referencia de esta vital infraestructura. Se ha valorado la capacidad del trasvase para garantizar tanto la suficiencia de alimentos para la sociedad como su sanidad y calidad intrínseca. También se reconoce su contribución en la mejora del medio ambiente, tanto desde el punto de vista global como del local, además de la consabida capacidad de creación de valor, recursos económicos y empleo.

El Trasvase Tajo Segura permite cultivar 147.000 hectáreas de productos hortofrutícolas en su conjunto. En la Comunitat Valenciana, de esta infraestructura dependen 58.000 hectáreas, que producen más de un millón de toneladas de alimentos, una cifra que asegura el abastecimiento de más de seis millones y medio de personas al año. Todo ello de una forma extremadamente eficiente y manteniendo ecosistemas agrarios y naturales de indudable calidad ambiental, paisajística y arraigo cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: